miércoles, 26 de mayo de 2010

SOBRE LA MARCHA: Broncabroncanes

Broncabroncabroncabroncabroncabronca/nes ahí están los disputados senadores peleándose como muchachotes en el cole. Aporreando las mesas, pataleando como niños enrabietados. Les dejaba un ratito con el hermano Rafael o en su defecto con el hermano Eduardo preceptos de disciplina. Iban a saber lo que es un castigo por mal educados y por su mal comportamiento. Ellos, mis hermanos, así se les llamaba, tan disciplinados con esas cabezas tan bien puestas en el único pensamiento posible por aquella época: El Señor que todo lo ve y la virgen María madre de todos. Con sus buenas costumbres, las buenas formas, la limpieza, no chillar, no hablar más de lo que sabes y te corresponde...Todo echado a perder. De nada les ha valido la educación que muchos de ellos han tenido. ¿Y ellas? Pues lo mismo: En buenos colegios de monjas, educándose de la misma manera y ¿para qué?. Hermanados todos, asistiendo a misa de doce los domingos y confesando y comulgando y ahí están ellas luchando por sus machotes y riéndoles las jocosidades: Cuánto más salido de tono más gracia. Ahí están nuestros representantes...Y yo propongo que dimitan todos. Que no quede ni uno. Que haya una hecatombe, una mala gripe y a tomar viento fresco todos ellos. A ver, que no desaparezcan de la vida, pero que se dediquen a la contemplación de todos sus males y que penen por ello. Esas elecciones generales, con las urnas vacías, como lo soñaba Saramago en su Ensayo sobre la lucidez. ¡Qué gran título para esa historia!... Esos bancos yendo por las casas a mendigar un préstamo con toda clase de facilidades: Señor, todo cuanto esté en nuestras manos para satisfacerle. Ya sé lo que estoy pidiendo la luna de día y el sol congelado, pero me pregunto qué pasaría. Que sí, que sí que es una entelequia, pero permítaseme soñar y ser grosero que de todo se aprende con esta clase de políticos. Además y a estas alturas no me queda más remedio…ver en la bancada cómo se comportan con nuestros votos, votos que les hemos prestado para que hagan un buen uso de ellos y lo mal gastan de esa manera. Cuando veo este comportamiento dejo de creer en lo único que me quedaba y es en el sostenimiento de esta farsa tal vez como mal menor. Y cuando veo los asientos vacíos no puedo pensar en que están trabajando en comisiones o en sus despachos, pienso que sencillamente no están porque no hay bronca y se aburren como ostras. Pero coño ganan dinero y ese dinero se lo he proporcionado yo con mi voto…pues a lo que vamos que se queden las urnas vacías y que se les abra a todos la bocaza pidiendo perdón por el daño tan indiscriminado que han hecho a la mayoría de la población. Pero no, ahí siguen, ahí siguen los disputados senadores en el senado haciendo de diputados. Ladrándose, interrumpiéndose, no dejando hablar a nadie cuanto más ruido menos se oye y además puede parecer que más razón llevamos. Ahí están los pobres cincomileuristas pasándoselo en grande tirándose bolitas de papel, haciendo ojitos a la morena de enfrente que por más que llevo casi dos legislaturas persiguiéndola, no traga. Y mira que me esfuerzo hasta la he invitado en los descansos para tomarse un café…yo sí que hacía que cambiara de opinión con un café y un bollo y…A ese pedazo de tío que, a pesar de la cabeza cómo la tiene de perdida, tiene un culo que lo flipas. Le dejaba hacer lo que quisiera. Y es que en todos los trabajos se habla en corrillos, con la gente más afín y dices y cuentas y comentas. O sencillamente lo piensas. Y a esa gente pues le damos cada cuatro años la posibilidad de seguir haciendo ojitos a la morena o de mirar el mismo culito que con ese traje que nos trae (me traiciona el subconsciente), en esta legislatura, tan entallado está que lo flipas…huy que tonta ya lo he dicho…Y es que es un asco ver como nadie empuja, todo el mundo tira: Europa tira de los gobiernos, los gobiernos tiran del pagano, la oposición tira del gobierno, y los sindicatos y la patronal, y los bancos y el Banco de España y hacienda de todos. Y no es verdad que haciendo la rueda inversa saliera, como sería preceptivo que cada uno empujara para mejorar. No, nunca sería: Hacienda empuja al Banco de España (Bueno supongo que entre ellos se entenderán) a su vez el Banco de España empuja a los bancos (bueno esto también) que los bancos empujen a la patronal (bueno esto…seguro que también) que la patronal empuje a los sindicatos (esto también pero para hacerles caer) que los sindicatos empujaran al gobierno (bueno una buena huelga general a lo mejor daría un buen empujón para hacerle caer)…y sin acabar la rueda me estoy dando cuenta que aunque sea para mal empujar seguro que todo el mundo empuja. Y es que en verdad en verdad os digo que la jodienda, con metáfora y sin ella, no tiene enmienda y que empujando y empujando alguna cosa se va inflando…Esto sí que es así. Me tendría que haber buscado otro verbo para que todo me cuadrara, como en un principio había pensado, pero ni esto soy capaz cuando me meto en estos temas. Tal vez hubiera sido mejor emplear el verbo ayudar y ahí sí que sí. A lo mejor no en su totalidad, ya que excepciones siempre hay, pero me hubiera cuadrado mejor porque a la hora de empujar depende de para qué estamos todos dispuestos pero lo que es ayudar ni dios echa una mano…Al final encontré el mejor verbo...

viernes, 14 de mayo de 2010

SOBRE LA MARCHA: Acción - Reacción

Al final y después de tantas y tantas quejas por mi parte, han conseguido lo que querían: Hacerme chaleco cuando yo iba para jersey. Sí como lo oyen, no se rían ni pongan cara extraña. Además sé quien ha sido la causante de mi desdicha: Una camisa. La frívola y asquerosa camisa de un color rosa brillante que seguramente iba destinada a cubrir el torso de un marqués o de un conde o algo así porque si no, no me explico el alto grado de protección que tenía. Era su jactancia, su pavoneo su desmedida hacia los demás. Estoy convencido que ha sido ella la que me ha hundido en la miseria. Impertinente, soberbia y además chivata…Os cuento…La idea era que yo iba a ser un bonito jersey de algodón, me estaban confeccionando unas manos suaves y delicadas, pero cuando apareció la odiosa camisa, flamante ella, con su cuello bien pequeño y dos ojales diminutos para que cupieran en sus diminutos botones de terciopelo rosa un poco más oscuros. No, no tengo nada contra ese color pero al ponerla al lado de mi costurera se entretuvo en amargarme la existencia. Se reía de mí cuando me estaban haciendo. Ella se sentía un trapo especial, cuidado, limpio, hermosa puesta sobre la desmesura de un maniquí asexuado, sin brazos, que me pareció una mala premonición para mí y mis estúpidos deseos. Mirándome como con aires de suficiencia, como si yo fuera un espejo o su espejo. Utilizándome, unan vez colgado de una percha de alambre en un soporte metálico con prendas a mi alrededor pero bastante apartadas de mi lado. Ella, contoneándose, pavoneándose, irritándome hasta la extenuación, retándome con sus ojos irónicos y con la expresión del cuento espejito sucio y maloliente quién es la maravilla de entre todo este asqueroso montón de trapos Tal vez este jersey que hay ahí colgado y que más bien parece que se le ha ido el alma al cadáver que portaba. O yo, inigualable, brillante, pulcra, sublime, celestial…hasta que no pude contener mi ira y con mucho esfuerzo me alargué como pude hasta tocar al muñeco propinándole un colleja con la manga, suavemente pero lo suficiente, como para tirar el maniquí con tan mala o buena suerte que fue a parar a un cubo lleno de restos de comida de los empleados. Y así, en un momento, romper su sueño inmaculado. A continuación el encargado oyendo el ruido producido por la caída se llevó las manos a la cabeza, debería ser muy importante la jodida camisa porque después sin lógica humana aparente pareció encontrar la solución a tamaño desaguisado, quitándome las mangas y dejándome como un chaleco ridículo de algodón y condenándome a cubrir sin taparlo del todo a la camisa que consiguieron limpiarla y dejarla como nueva y que luciera aún más con mis mangas cortadas. Me quedé con la duda si nada tuvo que ver la caída de la camisa con los cortes de mis miembros, tal vez ya estaba pensado mucho antes, tal vez por esa razón estaba en ese perchero metálico con ropa más bien echada a perder y tal vez yo era una prenda de ese montón. Pero no me digan que mi desgracia no parece consecuencia de mi propia inconsciencia, o de una ira humana desbordada. Aunque es mejor pensar que así es la vida de amarga para quien cree que no se puede defender y se revuelca en su propia desgracia, tan mal visto, como el pavoneo absurdo de la camisa. He aprendido que las malas reacciones aunque vengan como consecuencia de una peor acción se cotizan más a la baja. Y además que el que nace con la flor en el culo le sale todo bien aunque intente lo contrario. ¡Ah! y viceversa…

viernes, 7 de mayo de 2010

SOBRE LA MARCHA: Debería de estar prohibido y más…

Debería de estar prohibida la desidia por el tiempo que te quita de vida.

Las series americanas con las risas enlatadas, porque sencillamente son ajenas a toda lógica: Una risa dirigida es lo más absurdo de este mundo mi risa es lo más libre que tengo y es lo que más me libera y me distingue del semejante. La risa nos une pero no nos apelmaza, nos hace cómplices pero cada uno a su manera. La risa identifica a las personas en mi mundo, las huellas dactilares a la policía. Una sonrisa ilumina el rostro. Una risa libera el cuerpo oprimido y castigado y te aleja de lo cotidiano, te hace más humano.

Los tintes de pelo por lo mal que queda cuando va creciendo.

Las lentillas de colores porque dejas de ser la persona con tus propios ojos para convertirte en alguien que no eres y además porque no se debe engañar a nadie de esa manera.

Los coches tan caros y los que pueden correr a tope, porque llenas de envidia a los demás, solo valen para correr en circuitos cerrados y no valen para las carreteras convencionales.

Los límites de velocidad en lugares absurdos porque en otras zonas más lógicas no existen ninguna limitación.

Las personas a las que solo les importa joder a los demás que es la mitad de la población en detrimento de la otra media.

Los que siempre desean alcanzar lo más alto porque casi nadie llega y se crea una sociedad de frustrados.

Los competitivos porque se acaban cansando de su propio pulso y porque casan a los demás de tanto medirse, porque estar siempre y en todo lugar en primera fila es un sufrimiento que no soporto y si no son los hermanos de los que siempre desean alcanzar lo más alto son primos hermanos y algún parentesco les une además con las personas a las que solo les importa joder a los demás.

Los que están pendientes solo de su culo porque no hay nada más bonito y natural que el culo de los demás.

El IVA que nos hace a todos iguales en el pago de las cosas cuando hay una desigualdad manifiesta en los bolsillos de cada cual.

Los deudores sencillamente porque todos deberían de poder pagarlo todo.

Los acreedores sencillamente porque todos deberían de poder cobrarlo todo.

Deberían estar prohibidos los bancos por el poder que les confieren los gobernantes, la patronal y el resto de la población. Todos hacemos importante a entidades que juegan tan solo con el dinero de los demás, lo mueven como si de marionetas se tratara, lo esconden y lo hacen aparecer como el mejor de los magos, lo manipulan como si de alimento se tratara y al final como quien no quiere la cosa se llevan crudo unas ganancias que nadie sabe explicar (yo no me explico tanta) y sin apenas arriesgar (eso cree este tonto). Y cuando vienen mal dadas queremos que papá estado nos solucione las cosas y lo hace, excepto a sus trabajadores (funcionarios), (queda demasiado feo a los ojos del resto que son muchísimos más votos) que en época boyante les sube su sueldo que (no se nota) y en las más bajas le congelo la (no se nota). Y así siempre, como si realmente fuera la solución a los problemas del país, seguro que para los ojos de los demás sí ya que a todos se les ocurre lo mismo.

De aquellos que se han llenado los bolsillos durante años y que no lo han repartido con nadie se lo han quedado para ellos solos y que ahora algunos, que se lo han gastado también todo, quieren ayuda del estado y ¡joder maldita sea! habrá que dárselo para que creen empleo digo yo.

Los que nos creemos que hacer una euroespaña más trabajadora y sin tanto desempleo, lo haríamos nosotros con la gorra si nos dejaran.

Los que creemos en la existencia de la palabra euroespaña.
 
Los que creemos en la existencia de un pueblo llamado Iberia

Y además se admiten sugerencias…