miércoles, 14 de noviembre de 2012

SOBRE LA MARCHA: DOS


PEDRO

Ni escapularios, ni medallas del niño Jesús ni de María santísima.- cuando Pedro se exaltaba lo hacía siempre de una manera desmesurada como si de esa exaltación y su grado dependiera la credibilidad de lo que decía. A veces parecía que le iba en ello la vida – ¡Nada de eso! ¡Ya está bien! Ni cadenas de oro, ni plata de la que cagó la gata, ni Cristo que lo enchufó. Ahora este es el escapulario, ni Cristo en la cruz, ni plaquita del RH, ni colgantes de brillantes de Swarovski y ahí se quedaba pillado, bueno aunque reconozco que ese colgante le queda muy bien a la persona que lo lleva puesto. - Y señalaba con los ojos, el puesto de María, al resto de los compañeros que quedaban expectantes por ver qué decía con esa gracia que Pedro siempre había tenido y que al saberlo también sabía explotarlo. -  Aunque desgraciadamente no he sido yo el autor del regalo y no por falta de ganas. - Sobre todo porque le perdía esa mujer, la compañera que llevaba ocupando el puesto de trabajo desde hacía ya cinco años, en la mesa contigua a la suya, los mismos que hacía ya que falleció su gran amigo Andrés y que de vez en cuando le apetecía hacer un comentario en alto como para que no se perdiese su memoria. Su recuerdo hacía entristecer al resto y aprovechaba para seguidamente quitar un poco de dolor y  decir que gracias a él su puesto había sido ocupado por una bella dama y le hacía una reverencia a María y todos reían la gracia menos la susodicha que sabiéndose el centro de las risas ahora, trataba de esconderse por entre los papeles de su mesa de trabajo… y después de ese paréntesis seguía con su discurso… esto es así compañeros y compañeras y los que no lo hacen ahora, lo acabarán haciendo tarde o temprano, esto es lo que hay que colgarse al cuello. – Y enseñaba su maravilloso colgante con cierta satisfacción en el rostro como si él hubiera sido el mismísimo inventor de dicho aparatejo del demonio -  sí compañeros y  compañeras – las risas se dejaban escuchar cuando alguno le decía que parecía un sindicalista dando un discurso. Pero él seguía a su rollo. Sí compañeros y compañeras hablo del Pen drive sujeto a una cordel ancho de nylon, para colgárselo al cuello. Y lo cogía con la mano y lo levantaba como si de un trofeo se tratara o como si estuviera vendiéndolo como un charlatán.  Esto es así, ni más ni menos y lo demás son chorradas de nuestros antepasados que a ellos les sirvió de mucha ayuda sobre todo en los momentos malos, pidiendo clemencia o perdón agarrados a sus santos colgantes,  pero eso ya es historia, y hacia un alto en el camino como para llenarse de aire el fuelle de sus pulmones y seguía con un guiño – historia sagrada claro está.  A esto nos ha llevado la  tecnología; el futuro inmediato se queda obsoleto en el momento que semanas después es desbancado por otro futuro inmediato. El último modelo del futuro inmediato queda atrasado, casi vulgar, y los que siempre intentan estar a la última y gastándose una fortuna, por ser los poseedores del último modelo tecnológico de lo que sea, quedan frustrados semanas después. Todos miraban a Pedro aunque ya no le hacían demasiado caso porque sabían cómo era y aunque verdades las decía como puños, o no era el momento, o el momento era del todo inadecuado o sencillamente se extendía demasiado. Es verdad que se le tenía un gran afecto y siempre se le dejaba que participara en cualquiera de los eventos que organizaban los más jóvenes de la empresa y que con gusto le daban la invitación, y él lo agradecía yendo a donde se le invitara. Las personas más pijas, en todos los trabajos las hay, aunque no se adecúe ese trabajo  a su gran categoría, trataban siempre de convencer al anfitrión de la fiesta que tratara de persuadir a Pedro para que no fuera a alguna de más categoría, que tal vez se le había ido un poco la lengua al invitarle, que seguramente no se iba a sentir demasiado cómodo, no con los compañeros, que ya conocía a todos de sobra, sino con las diferentes parejas de esos compañeros y que claro sería una situación desagradable que se montara cualquier maremágnum. Como en alguna ocasión todavía recordada. Y así se lo hacían trasladar, tan crudamente, a lo que Pedro asentía y como  en un acto de profunda dignidad decía que no se preocupara de nada que de todas formas  no pensaba ir porque le había surgido un compromiso ineludible. Aunque en verdad había tomado esa decisión poco después de proponerle ir. Sabía perfectamente dónde debía de estar y dónde no, adónde debía de ir y adónde no y los compañeros más cercanos también eran capaces de decírselo por muy cruel que pareciese. Al final era tan fácil como empeñarse en pasarlo mal y hacer pasárselo mal al que no se lo merecía y eso si que no lo iba hacer nunca.  A lo que el anfitrión descargaba una expiración larga de satisfacción. Al día siguiente se dirigía a los compañeros presentes y buscando la complicidad de todos decía en voz alta cuánto sentía que Pedro no pudiera incorporarse como uno más a la fiesta. Y Pedro ponía cara de sentirlo y todos le saludaban con la mano en alto hasta que uno de ellos en el colmo de la estupidez y del recochineo aplaudió y después del silencio, largo, espeso, cargado de malas vibraciones, cargado de poca bondad y de mucha mala leche Pedro acercándose al palmero le dijo entre dientes pero lo suficientemente alto para que todos lo oyeran. - No voy sobre todo porque vas tú -  Se hizo un gran silencio, se dirigió a su puesto y siguió trabajando y hablando como si tal cosa. Era buen fajador, siempre lo había sido y esas situaciones las dominaba perfectamente. Era una de las cosas por lo que había mucha gente que le tenía un aprecio especial y porque era buena gente claro…Levantó la vista minutos después y echó una larga carcajada que hizo destensar el ambiente. Todo volvió a la normalidad…o no.  

lunes, 22 de octubre de 2012

SOBRE LA MARCHA: UNO


 RAMÓN

Resultaba todo demasiado sofisticado a su alrededor, hasta la entrada de la empresa y sus primeros empleados, empleadas en este caso, que para esos puestos hay que tener a gente guapa y si son chicas mucho mejor, podrían resultar sofisticadas, como hechas para el puesto. Y es que todavía en el mundo laboral, machista por antonomasia, donde se mueve lo que se mueve, prima la primera impresión, aunque después sean personas lerdas que no sepan hacer la O con un canuto. Eso ya se irá corrigiendo con unos cursos. Nosotros formamos personas. Reza orgullosa de sí mismo una leyenda colgada en la pared de la entrada justo debajo de la recepción. Y se quedan tan anchos los cabrones, cuando saben que eso no es verdad. Pero todo vende, hasta la mentira. Todo es negocio, hasta la verdad. En todo caso y en principio, mejor una lerda con curvas que una listilla sin ellas: a la primera se la domina a la segunda no. En fin... El caso es que cualquier persona que entrara por primera vez a la empresa, que era de lo que se trataba, la primera impresión tenía que ser buena. Ni que decir tiene y por lo que se puede deducir, Los principios más básicos de Ramón no coincidían en nada con la tenía la empresa y lo más penoso y lo que más le dolía era comprobar que con la gente que había conocido en ese trabajo, estaban cortados por el mismo patrón; patrón contra el que iba a luchar con todas sus fuerzas para no verse atrapado como suponía que muchos de ellos lo habían sido ya. Y su pensamiento más exaltado frente a sus colegas de toda la vida y con una par de cervezas llegaba a la revolución de esa empresa, cargarse esos valores tan llenos de oropeles que no significaban nada más que puro escaparate. Acabar con tanta mierda desde lo más bajo. Con el tiempo, a lo mejor y si no se desanimaba demasiado, acabaría consiguiendo concienciar a la gente. Pero sabía que el poder de captación de algunas personas o de grupo de personas, hacia otras más desvalidas o inseguras o simplemente con ganas de ser escuchadas, podía ser el ingrediente necesario para esos menesteres tan bajos de explotación personal y a él eso siempre le había espantado. Ramón, se había sensibilizado mucho con estas cosas, desde que fue consciente de esos temas y después de ver un reportaje en televisión sobre  bandas organizadas y sectas, de cualquier  tipo. No entendía como la gente se podía ir tanto de la cabeza como con tanta facilidad. Cómo era posible que se condicionara la libertad de las personas y su voluntad y que infringieran tanto daño a tanta gente tan inocente. Esos inhumanos que se aprovechaban de una situación de máxima debilidad, para hacer la captación. Como siempre y en todos los órdenes había pasado desde que el mundo se hizo mundo, es decir desde que algún gen anómalo entró en el cuerpo de algún ancestro inteligente y le transformó en un ser aprovechado y despreciable y se creyó superior y esta superioridad la empleó para hacer daño, para aprovecharse de los demás y  consideró que haciéndolo iba a ser poderoso…En fin que de ninguna manera él se iba a dejar manipular por nadie eso lo tenía muy claro y aunque llegara a ser un desplazado en la empresa, él iba a lo que iba y no era precisamente a hacerse amigo de nadie. Eso sí, sin rechazar tampoco nada de lo que le viniera de frente y con la cara limpia. Siempre pensó que en el mundo laboral eran muy pocos los de arriba, para repartirse mucho de los de abajo.  

domingo, 30 de septiembre de 2012

SOBRE LA MARCHA: ¡Qué vergüenza!

Cada vez estoy más intranquilo con la policía que tenemos y con los que dicen que obedecen: Los politicastros. Nunca, después del dictador, han estado más a la altura de la dictadura y nunca han estado más ciegos y menos acertados. Y es que nunca se nos ha quitado todo a la vez, siempre hemos jugado todos, a eso de, ahora te quito esto pero te doy esto otro. Sin embargo ahora se han descubierto y están jugando a decir el juego es mío y hago lo que quiero con él. Y se equivocan, se equivocan del todo porque el juego no es suyo a no ser que nos lo roben claro, como hizo el dictador con sus armas, con su juego de  fuego, con su guerra y con nuestra postguerra y bajo su yugo y bajo el manto de una de sus vírgenes y el protectorado de su dios...nos fundió la república, nos chuleó  cuarenta años de progreso adelanto, y nos regaló cuarenta años de una paz mal concebida...pero ellos son los que se equivocan y pagamos las consecuencias los ciudadanos. Siempre que me hablan de urnas y de democracia me acuerdo de Saramago y de su libro Ensayo sobre la lucidez...Elecciones...nadie vota...qué pasa? qué hacen? de qué viven? ¿Quién gobierna? a la mierda la clase política y sus chupones. O por lo menos esta...

 Qué decir de los anti personas: llamarles antidisturbios es un eufemismo. Qué decir de esos ¿policías? yo creo que es otro concepto, estos no ayudan a nadie, estos solo reparten porrazos, bolas de goma, botes de humo y alguno más tarado hasta puede tirar de pistola. Eso sí pueden detener y decir que se está obstaculizando la labor policial. Manda güevos, como dijo sabiamente un ministro impresentable...No saben hablar, solo piden la documentación, no muestran el número de placa cuando se les pide, son chulos, son groseros e irrespetuosos con sus semejantes y demuestran su poca o nula inteligencia permaneciendo en ese cuerpo que no debía de existir como tal y si fueran medianamente inteligentes no estarían ahí.  Será alguno de misa y comunión diaria. Y Yo pregunto estarán engañados o es que les gusta estar ahí, porque si fuera cualquiera de las dos cosas yo seguiría preguntando... ¿Hay alguien que conozca  directamente o que sepa de alguien que tenga algún familiar o amigo que se dedique a esto? o van de tapadillo por la vida por vergüenza...Supongo que dirán que son policías que es muy genérico y que no queda tan mal, como decir soy anti disturbio, que queda como más duro o no lo dicen porque en el fondo no se sienten orgullosos de serlo. ¡Qué pena si es así! comprendería su frustración aunque no justificaría que por eso se dediquen a lo que se dedican. Yo sigo pensando que no lo son, digo policías, porque supongo que para eso hay que saber serlo...en fin que lo que quiero decir es que deberían decirles que se fueran de allí, que hay otros trabajos más dignos que andar pegando a la gente  desarmada, que a mí, si hago eso, me viene un policía, con razón y me mete un buen susto. Que la gente que vamos a las manifestaciones, en su inmensa mayoría, estamos desarmados, a no ser que se consideren los palos que llevan agarradas los trapos con los lemas, las consignas, las ironías y demás que la gente es muy ocurrente, que lo consideren como arma blanca semejante a la porra de los otros...Ellos conocen de sobra a los que  revientan las manifestaciones, los conocen muy bien y si se les escapa alguno están para que no les peguen porque saben que hace pupa y gritan aterrorizados "compañero soy compañero" joder mierda o cojones, o lo que se les ocurra. Mirad si no lo que pasó el día siguiente al veinticinco. No autorizada la concentración, NADA, politicastros. No disteis la orden de atacar al enemigo porque os acojonó salir mal parados en las televisiones del mundo en sus prensas.  Eso es en verdad lo que os aterroriza porque no creéis en lo que hacéis no sois políticos dignos y os deberíais ir todos al paro. ¿No veis que no se os entiende? el veinticinco de septiembre (25 S), concentración autorizada hasta las nueve y a las nueve y un minuto ya habíais dado la orden de cargar contra todo lo que se moviera, hasta dejasteis que bajaran  vuestras fuerzas al metro para intimidar a todo el mundo, para seguir machacando con la chulería que las imágenes ofrecen. Es jodido esto de las nuevas tecnologías ya no hay quien se mueva sin que un pazguato te grabe con un móvil de mierda y lo cuelgue en facebook para que lo vea todo el mundo. Esto ya no es lo que era amigos, espero que se os acabe pronto esta facilidad de muñeca con la que arreáis piernas los más legales y majetes, nalgas los güarretes y a partir de ahí los más cabroncete, menos los que se dedican a cuellos y cabezas esos son asesinos en potencia porque pueden matar o dejar con lesiones para toda la vida a una persona que no era un terrorista ni un malhechor, era un ciudadano que tan solo protestaba por lo que considera una política injusta. Tan solo eso.  No tenéis perdón, politicastros, no tenéis perdón. Pero como digo ahora con esto de las redes sociales espero que lo llevéis claro ya que si la hacéis la podáis hasta pagar que de eso se trata de que no os vayáis de rositas...

            Es curioso que después de que los medios de medio mundo os pusiesen a caldo al día siguiente no pasara nada porque no pusisteis a infiltrados a reventar la manifestación y a los descerebrados que los conocéis de sobra porque están en todas las manifestaciones da lo mismo lo que se reivindique, ese día no pasó nada. ¿No debería de hacerles reflexionar? o no les interesa. Espero que el pueblo, ese al que le piden con esas caídas de ojos que parecen mendigos de votos en vez de personas convencidas de lo que dicen y que una vez conseguido les dan de hostias como dice uno de sus ángeles custodios en  Atocha, espero que ese pueblo sí reflexione... y que reparta y que sepa repartir las hostias pero a vosotros...el pueblo no lucha con porras, con escudos y otras cosas más. Si el pueblo se moviliza es porque las cosas no están bien que a nadie le gusta estar en la calle gritando y caminando durante horas apretujado y que se lleven una paliza de unos obedientes y fieles  bestias y que a lo mejor le dejen hasta parapléjico...que no es una fiesta, que no estamos para ello, que se está mejor en casa o en el cine o en el teatro o tomando algo ( si pudiéramos hacerlo) y porque nos están masacrando y no lo hacen poco a poco si no todo de golpe para asfixiarnos. Que escuchen que estas manifestaciones o concentraciones son también para ellos, que alguien se lo haga llegar junto con una hamburguesa y muchas patatas fritas, que luchamos también por ellos y que no lo hacemos en igualdad de condiciones. Se creen fuertes porque llevan armas y el hecho de ser más fuerte implica hacerse respetar y atraer la simpatía de los ciudadanos y no al contrario. Ya hubo un politicastro que nos llamó a todos "el enemigo" y así no puede ser por lo tanto pido la disolución de las fuerzas anti personas, pido la dimisión del ministro que dice que ha sido impecable la actuación de los anti personas y el cese fulminante de la delegada del gobierno que seguro que disfrutó de la limpieza y brillantez de sus chicos. A la mierda con todos ellos...

viernes, 6 de enero de 2012

SOBRE LA MARCHA: El perfil

Me da la sensación que las palabras dejan de tener su significado primario para convertirse en palabras relevantes por el significado actual que tiene. Por ejemplo la palabra perfil...dícese...dirían los académicos . Pero el verdadero concepto de perfil es esos rasgos peculiares que caracterizan a una persona, que, como se ve, nada tienen que ver con la cara sino con todo lo demás. Ahora se le pregunta a cualquier parado, o a cualquier futuro parado y te responde que es lo que piden en cualquier trabajo hasta para lavar los platos. En el caso que nos ocupa el perfil que andaban buscando no era el suyo. Como siempre. Y ya, con este, eran aproximadamente unas doscientas entrevistas en toda España a las que había, ¿asistido? ¿sufrido? Había agotado la prestación del Estado o cualquiera de sus futuras nóminas durante unos cuantos meses. Tan solo en la cantidad de viajes que se había metido en unos pocos meses. A su alrededor solo recibía ánimos de la gente que le quería bien, familia, amigos pero los más cercanos. Pero la paciencia estaba llegando a su fin y se estaba empezando a poner nervioso. Había hecho todo lo que le habían pedido, echó cientos de currículum desde trabajos a los que se ajustaba perfectamente a su perfil como a trabajos muy por debajo de su nivel de estudios. Para él era demoledor con todo el tiempo que invirtió en sacarse la carrera y lo poco que le había cundido. Y para qué íbamos hablar de la amortización de la misma siempre supuso que no le iba a sacar ningún rendimiento. En fin todo lleno de palabras de buenas palabras y palmaditas en la espalda para desearle un buen trabajo y para levantar los ánimos. Eso, lo de las palmaditas en la espalda lo llevaba fatal y se dio cuenta que lo hacíamos con bastante frecuencia y es que no podía con ello y caía en una cólera interior que le resultaba bastante complicado salir de allí, sobre todo que inmediatamente le sobre venía una ligera depresión. Para qué tanto. Tantas horas de estudio en la biblioteca con la mesa llena de libros de leyes era una pena verse perder el tiempo haciendo algo que para nada le gustaba...estudia leyes que te van a llover empleos decía el pobre abuelo...sí, tú serás uno de los más listos del aula respondía la abuela. Todo se le venía encima cuando rememoraba en las horas más bajas del día para él las noches, todas estas cosas. Las noches le inquietaban le sumían en una profunda tristeza que no podía controlar. El caso es que le seguía sin gustar, más o menos lo que hizo y ya está licenciado, fue quitárselo de en medio cuanto antes, una decisión inteligente que su padre aplaudió. Ahora que necesitaba un trabajo y a ser posible de lo suyo pues era complicado, le parecía que todo el mundo había estudiado lo mismo que él o sencillamente que a nadie le interesaba. Para él incompresible y un auténtico despropósito. Estudió leyes para agradar a su padre y dejó de hacer cosas que a él como persona le hubiera gustado más. Al final y esbozando una sonrisa un tanto irónica y mirando la cara de sus padres que tendría que seguir manteniéndole hasta que tuviera la suerte de encontrar cualquier trabajo, esa sonrisa irónica esbozada en la comisura de los labios le hacía ver que no estaba tan equivocado que esa carrera y las demás no valían ahora mismo para nada...